Emilio, rara avis, requiescat in pace


Pues ya me jode. Me jode tirar de frases manidas para decir lo que quiero decir. Me jode que se haya ido el más grande.Me jode que se vaya primero el mejor.Me jode no haberme dado cuenta de todo lo que le quería (y ya era consciente de bastante) hasta que el cabrón se ha ido. Me jode no haber cenado con él su último día. Me jode no haber estado más en el tux. Me jode no haber charlado con él más. Me jode perder al líder del grupo, a nuestro pegamento, a nuestro catalizador. Me jode que no sé si puedo hablar en primera del plural si no esta él . Me jode hasta no haberle conocido antes y mejor, no haber coincidido con él en el instituto y haber participado en todas esas historias que hemos compartido en modo de foto por whatsapp. Me jode no haber cantado la internacional cuando se fue. Me jode que Leo tuviera una mejor idea al respecto (aunque esta es envidia sana). Me jode no encontrar ninguna foto con él (y sé que las tengo) . Me jode haberme perdido muchos años de él por haberme dejado absorber durante 11 años. Me jode escribir esto tan tarde. Me jode que nos deja huérfanos o, peor aún viudos

Pero ajo y agua.

O mejor aún. Elijo ver todo lo que me regaló y aprendí de él. Su efecto llamada: sólo el podía tener un grupo de whatsapp para quedar con él sin estar él en el grupo. Su liderazgo: Como decía el otro día su hermano Andrés, sólo él podía decidir semana si, semana también, donde iba el grupo. Su paciencia: Pocas veces le vi enfadado de verdad (no hablo de sus soflamas, hablo de enfadarse de verdad). Y digo pocas pero no recuerdo ninguna (puta memoria tengo). Su empatía: siempre era capaz de ponerse en lugar de quien fuera, por muy distinto a él que fuera o pensara (ideología, religión o cualquiera fuera su equipo de futbol o baloncesto). Su simpatía: siempre tenia palabras amables o reconfortantes que te hacían sentir bien o simplemente te elogiaba con una facilidad que te desarmaba. Su cercanía: no me canso de admirar todo lo que le queríamos todos y era reciproco. Su inteligencia y capacidad de análisis: Me encantaba oírle contar partidas de juegos de mesa o eventos políticos.

Él eligió como vivir y lo disfruto feliz. Podía haber estudiado más o mejor, podía haber sido un líder político o  un director financiero, pero tomó sus decisiones vitales y aceptó, probablemente porque lo prefería, vivir como vivió. Podría haber vivido ahorrando y yendo menos al tux a vernos, pero eligió vernos a todos los que queríamos verle y compartir tiempo con él porque eso le hacía feliz. Podría haber vivido como la gente esperaba que viviera o haber vivido como él quería. Eligió ser feliz y si en los últimos momentos dicen que uno se arrepiente de todo lo que tiene que arrepentirse, él no creo que se arrepintiera de nada.

Emilio, te queremos y te llevaremos siempre en nuestra memoria y, yo al menos y creo que algún otro también, brindaremos por ti cada día que coincidamos.

 

PS: El autor se reserva el derecho a cambiar este texto para añadir cualquier memoria o comentario afectivo al objeto del mismo

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s