Vídeo

Discurso de boda

Hice este discurso buscando que se emocionaran los que se casaban y buscando darles la “chapa” el día de su boda, y lo que conseguí es que ellos se rieran, pero muchos de los asistentes me dijeron que les había encantado, inspirado o simplemente que seguirían los consejos, así que lo subo aquí. Como la calidad no es muy buena también lo transcribo (aproximadamente)

[…] Bego se arriesgó y me pidió que diera un pequeño discurso el día de su boda. Lo hizo sabiendo que soy un poco especial y que si me pongo a hablar se sabe cuando empiezo pero no como o cuando acabaré.

A lo largo de muchas noches […] Bego decidió compartir conmigo sus problemas y su hígado (espero que no le doliera mucho). Me contaba sus comeduras de coco, escuchaba mis consejos y hacía lo mejor para ella, es decir, obviarlos. Aún así creo que algo de lo que soy ha quedado en ti y tu felicidad me la has transmitido perfectamente.

He visto como Bego pasaba por momentos buenos conociendo a hombres y encontrando trabajos y descartándolos después por no existir el vínculo ideal necesario en ambos casos.

Bego ha resistido muy buen todos los envites que la vida le ha enviado y ha conocido a mucha gente y aprendido mucho durante estos cinco años desde que nos conocimos. He visto como ha madurado aumentando su empatía y ganando mucha…bueno, un poquito de calma.

Es una persona capaz de disfrutar de lo que la vida le ha deparado sin perder su sonrisa ni dejar de mostrar el cariño que siempre muestra a todos los que le rodean. Es una luchadora y una cabezona, algo que yo valoro mucho en ella.

Bego, ahora tienes todo lo que yo creo que has deseado desde que te conozco. Has encontrado un hombre con dos orejas para escucharte (lo que te gustará esto), dos ojos para idolatrarte, y un corazón enorme para hacerte feliz. Dejo aquí la disección por que no quiero entrar a momentos mas íntimos entre vosotros.

Juan te apoya, te entiende, te cuida, te ama y te acepta tal y como eres. Y no contento con esto te ha ayudado a encontrar un trabajo que es un reto continuo de aprendizaje y que ademas es algo como lo que tu tenías pensado para tu desarrollo profesional.

Juan, has encontrado un bellezón, es una mujer fuera de lo común y lo sabes, con la que compartir momentos aún mas excepcionales de los que ya habéis compartido.

Y aquí estamos, 5 de septiembre, 2015,  y si estoy aquí es porque toca hacer eso que tan bien sabemos hacer los españoles cuando estamos a este lado de la barrera, que es dar opinión y  aconsejar […]

Mi opinión: Llegáis a vuestra boda con algo mucho mejor que ese amor irracional que se genera sin nada mas que atracción.

Llegáis a vuestra boda con amor basado en el conocimiento mutuo, con vivencias comunes, con la admiración por los puntos fuertes del otro y la comprensión de los débiles, ambos le dais al otro sin esperar nada a cambio, ambos habéis conseguido ver en el otro a una persona perfecta pese a sus imperfecciones. Llegáis con un amor que yo considero sano y verdadero.

Y ahora mi consejo, que no os vais a librar, jeje […]

No creo en el amor eterno, el amor solo funciona mientras ambas personas sean felices y sigan queriendo dar sin esperar recibir. El ser humano cuando piensa que algo es eterno, suele descuidarlo.

Disfrutad del amor y que nunca se convierta en algo obligatorio o rutinario si no que sigáis deseando, cada día, aportar al otro, cuidarlo, quererle y compartir aquello que os hace felices, aunque sea un simple plato de lentejas.

No paguéis los problemas de otros ámbitos con el otro, si hay un problema real, habladlo, poniendo vuestra cabeza en lugar del otro, buscando un acuerdo y olvidando el orgullo. El orgullo solo vale para romper relaciones y comenzar contiendas.

Sonreid cada mañana al otro, como señal de renovación de vuestros sentimientos, y disfrutad de la energía que eso os dará para el resto del día.

No pongáis una balanza de debe y haber con el otro por que esas balanzas son injustas, solo valoramos a corto plazo lo que nos ha dado el otro, y hay que tener una visión mas amplia para poder pasar por los malos momentos que, seguro, llegaran.

Olvidad los celos, solo sirven para gastar tiempo en controlar y ser mezquino en vez de intentar ser la mejor persona que puedes ser para que vuestra pareja no quiera perderos.

Vivid sin miedo de perder al otro, pero disfrutando cada minuto con él.

Y, por último, que este no sea el día mas especial de vuestra vida, sino el primero de ellos.